Farlighetslagen – Spanska

Översättning: Ana Valdés

1.

Maria: lo único que me excita son los segundos en los que pierdo el sentido

Noche caribena. El olor a algo podrido, huele cálidamente. El mar azota olas de alga y residues contra la rambla.

En el horizonte veo barcos americanos con faroles poderosos que recorren una frontera nacional invisible. Un cielo color neon y rosa de princesa. Está siempre iluminado, son los Estados Unidos, es Miami.

La mano de un hombre roza mi cuerpo. Una niebla oscura me traga y me recorre los brazos. Como círculos en el agua, como una enfermedad contagiosa, como hola y ayúdame, como hola que me caigo. Los dedos por adentro del estómago y arriba hacia el pecho, la garganta, la cara. Cuando la oscuridad llega al centro de mi cabeza me tiembla todo el cuerpo y me lleno de aquello que no tiene sonido.

El hombre: Me gusta verte gozar. Let’s do it again.
Yo: Por qué no? A nosotros los cubanos nos gusta follar y que nos follen, es como una parte del alma popular.

2.

Maria: que haces esta noche? Estás en casa? Noruega, queda bastante cerca de Suecia, no? Bastante cerca, de esa manera que uno se siente casi en su casa?

Te imaginas que podrías ser un chico joven de Noruega que me acompanara a mi casa? No te parecería más cómodo tener a alguien de tu misma edad en la mesa? Otro chico o chica.

La persona leería un libro. Quizás hablaría un poco con el chico noruego. Quizás se reiría? Quizás se haría el desentendido o la desentendida cuando el chico noruego y yo nos fuéramos para el dormitorio o diría esa persona algo sobre el amor?

Mira! Cuánto piensas que me pueden dar por esto? Cuánto crees que vale? Crees que alguien querría comprar este anillo, a pesar de que mi nombre y la fecha de mi compromise están grabados?

Quizás la persona que está  sentada aquí mirase las cosas y dijera que son regales bonitos. Quizás saludara con la mano cuando el chico noruego se fuera. Quizás lo abrazaría y le diría adios en su propio idioma.

Quizás la persona se sentara en esta silla. Quizás seas tú esa persona.

3.

Soy un idiota. Que puede uno permitirse decirle a otra persona?

Va a mejorar.

Va a pasar.

Sigue sonando.

Se va a resolver.

Después de la caída del muro miles de cubanos se enfermaron de algo que parecía una misteriosa enfermedad nerviosa. Perdían la vista, alucinaciones y calambres. Nadie ha visto algo parecido.

Los científicos creen que Cuba ha sido contaminada hasta que el médico sueco Hans Rosling descubrió  la causa: falta de vitaminas y de albúmina. En las hambrunas comunes la gente se muere después de un tiempo de desnutrición, en Cuba la gente sigue viviendo gracias a una ración de comida mínima y garantizada.

Una solución, un remedio, un antídoto.

Quizás me averguence una vez. Quizás debiera decir como son las cosas.

Cómo son las cosas?

Bastante frío. Según el Instituto de Forestación de Suecia. El número de pinos es alto en el sur pero se hacen escasos en las provincias al norte del paralelo 60.

El Consejo de Etíca Mercantil se pronuncia sobre las reglas para los reclames cuando un consumidor en Trelleborg denuncia a la Volvo por falta de veracidad.

Marito: Reclame. Que es eso?
Yo: Como todos los cartels en Cuba, en donde dice “Socialismo o muerte” pero allí no dice “Socialismo o muerte”.
Marito: Que dice allí?
Yo: Por ejemplo: “Colgate Control de Sarro y Emblanquecimiento”, una nueva dimension de frescura”.
Agente de Prensa de Benetton: Otros anunciadores patrocinan competencias deportivas, conciertos o cosas parecidas pero Benetton ha optado por patrocinar debates sobre asuntos importantes.
Marito: Patrocinar debates. Que es eso?
Yo: Se puede decir que el partido comunista patrocina debates en Cuba.
Marito: Guido, uno de mis amigos, se ha inyectado a sí mismo con SIDA.
Yo: Hablas en serio?
Marito: El y otros se cansaron de que la policía se metiera con ellos.

Guido me mira con sus ojos azul oscuro. Tiene el pelo negro rapado.

Guido: La vida no vale una mierda.
Yo: Cómo pensaste?
Guido: No me importaron las consecuencias. Ahora empecé a ir a la escuela y sueno con trabajar como maestro. Sueno con tener hijos, aprender a tocar la batería, quiero aprender a hablar inglés.

Guido sonríe levemente.

Guido: Muchos de mis amigos sólo piensan en su enfermedad. Yo intento pensar positivamente y pensar en el futuro.
Yo: Pero que pasó?
Guido: Me multaron por los aretes en las orejas y me condenaron a trabajos forzados por mi pelo largo. La policía  me acosaba porque tenía una camiseta impresa con textos de heavy metal. Querían que denunciara a mis amigos. Fue hace cuatro anos. Tenía 15 anos.
Yo: Pero como te pudiste infectar a ti mismo?
Guido: Pagué todas las multas que pude, mi madre y mi padre trabajaban extra para ayudarme, pero al poco tiempo se terminó el dinero. Un muchacho de Santa Clara me dio la sangre infectada. El vivía en una casa de salud especial para los que tienen SIDA.
Yo: Pero por qué te infectaste? No entiendo.
Guido: Parecía una buena solución. En la casa de salud hay comida y nos dejan en paz. Los que tenemos SIDA tenemos tarjetas de identidad amarilla, si la policía nos coge en un concierto de rock o por la calle nos largan enseguida.

Guido me mira.

Guido: Ahora espero que haya pronto una cura.
Yo: Una cura?
Guido: No están investigando en el Occidentet? Cuánto tiempo piensas que tome?

4.

Afuera de Bucarest hay una inmensa estatua de Lenin tirada en un cantero. Los guardias que custodian un castillo cerca de allí dan largos paseos sólo para mearlo en la cara.

Es el ano 2003 y estoy ebn Rumania en un cocktail con sandwiches y aceitunas verdes. La gente de las embajadas occidentals se codean con hombres de negocios occidentals. Una mujer vestida de negro me salua. Me dice que no me ha visto antes y me pregunta en que embajada trabajo.

Yo: En ninguna. Pero estoy aquí visitando a amigos que trabajan en la embajada sueca.

Sonríe.

Ella: Que bien.
Yo: Que quieres decir?
Ella: Bonito que hayas venido aquí. A Rumania.

Revuelve con el palito en su martini.

Yo: Y tú? Para que país trabajas?
Ella: Yo? Yo trabajo para la Philip Morris.
Yo: Philip … Morris?
Ella: Sí, hay muchos de muchas empresas aquí. Aquel es de la Nestlé por ejemplo.

Senala a un hombre con una camisa a rayas.

Ella: El mercado en Rumania es muy interesante Hay un enorme interés por productos occidentales y se trata de establecerse rápidamente para mantener la demanda.

Mastico una aceituna.

Yo: No te parece un poco cínico?
Ella: Cínico? Yo lo veo como que ayudamos.
Yo: Ayudamos a qué?
Ella: Al proceso de democratización. Los rumanos lo han pasado mal. Que caiga el muro no cambia los valores de la noche a la manana.

La miro fijamente.

Yo: Conoces alguns rumanos?
Ella: No…realmente.
Yo: Pero … No entiendo. Cómo ayuda Philip Morris al proceso de democratización?

La mujer no responde. Me mira como si fuera un vómito y sonríe estiradamente.

La mujer: Si me disculpas.

Se da vuelta y se aleja. Se va a conversar con otros.

5.

Estoy aquí ahora, Quédate tranquilo y recuéstate. Tú y yo de la mano y las palmeras. Nos adelantamos en la cola de los helados con mi billete de un dólar arrugado.

Nadie ha dicho que el mundo debe de ser bueno. Ni el Departamento de Trabajo ni el primero ministro. Ni una guardería para ninos en el centro de la ciudad ni el cura en la iglesia. Ni el fanático por la justicia ni algunos comunistas en una isla alargada en el Caribe.

Sólo queremos lo que es nuestro.

Lo que nos pertenece = Todo el reino y todas las princesas.

No entiendo nada y no sé  si quiero saber. Quizás debería decir algo, quizás debería decirle a alguien que haga algo.

Algo.

Algo.

Los ninos de diez anos que están afuera de los bares de turistas en los barrios finos de la Habana le chupan el sexo a los viejos alemanes por un refresco de un dólar.

El gusto = Es parecido.

El color = Marrón.

Tropicola, la versión cubana de Coca-Cola.

No tiene azúcar agregada pero tiene un ligero saber de izquierda o de derecha. With a taste of quizás pero en realidad no. With a taste of okej, cuando lo pienso mejor.